Australia enfrenta a firmas de minería sin licencia

Australia enfrenta a firmas de minería sin licencia

Plankton Editorial Team

Inicio / Crypto

La Comisión Australiana de Valores e Inversiones (ASIC, por sus siglas en inglés) ha tomado cartas en el asunto contra tres compañías de minería de blockchain que operaban sin la debida licencia. Esta acción legal surge tras la liquidación de las firmas, causando pérdidas superiores a los 104 millones de dólares australianos a los residentes del país.

Las compañías en cuestión, NGS Crypto Pty Ltd, y NGS Crypto Ltd, englobadas bajo la marca NGS Companies, han sido acusadas junto a sus directores, Brett Mendham, Ryan Brown, y Mark Ten Caten. Se les señala por promover entre los residentes la creación de fondos de jubilación autogestionados (SMSF, por sus siglas en inglés), que posteriormente se invertían en criptomonedas para adquirir paquetes de minería.

La ASIC ha revelado que alrededor de 450 inversores fueron defraudados con cerca de 40 millones de dólares australianos. Además, se ha resaltado que las empresas NGS operaban sin una licencia válida en el territorio australiano. La preocupación también se extiende al posible robo de las criptomonedas adquiridas con los paquetes de minería, motivo por el cual la comisión solicitó que se designaran liquidadores específicos para manejar los criptoactivos de las empresas NGS. A uno de los directores, Brett Mendham, se le ha restringido la salida de Australia.

Con el objetivo de proteger al público, el presidente de la ASIC, Joe Long, ha instado a los australianos a ser cautelosos al invertir sus fondos de jubilación en productos de criptomonedas y ha reiterado el compromiso de la agencia en asegurar el cumplimiento regulatorio de estos productos.

En un desarrollo reciente, el liquidador asignado, KordaMentha, ha reportado deudas que ascienden a aproximadamente 65 millones de dólares australianos, adeudadas a unos 100 inversores. Como consecuencia, se ha ordenado la incautación del pasaporte de Ashod Balanian, líder de DCA Capital, así como la congelación de sus activos, valorados en 36 millones de dólares australianos.

Estos movimientos son parte de los esfuerzos de Australia por enfrentar y resolver los desafíos regulatorios en el ámbito de las criptomonedas, como ha señalado Alan Kirkland, comisionado de la ASIC, destacando la urgencia de abordar estos retos regulatorios.